Cannabis, Contrainformación, High News

La cuestión internacional del cannabis

Josep Marín / @josepv_m

Un año después del relevante cambio de fiscalización del cannabis por parte de Naciones Unidas, 181+ ONG de 56 países le piden transparencia, buenas prácticas y rendición de cuentas en dos cartas abiertas.

Estas ONG han dirigido (02.12.21) la carta tanto al máximo responsable de Naciones Unidas, António Guterres, como a la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (INCB), presidida por Jagjit Pavadia. Las directrices de la Junta (se define como organismo ‘casi-judicial’, que monitoriza las Convenciones de Naciones Unidas sobre estos temas) no son vinculantes, pero pueden ser una guía de un cambio que está teniendo lugar de forma progresiva (rápida en algunos países, casi inexistente en algunos otros), por tanto ‘orientarán y darán forma a las regulaciones gubernamentales, afectarán las vidas de muchos pacientes y agricultores en todo el mundo y socavarán el trabajo de los médicos, las autoridades sanitarias y muchos otros. La iniciativa deshonesta de la INCB amenaza la confianza en un orden legal en funcionamiento, firmado el 2 de diciembre de 2020’. Añaden que ‘como partes interesadas de la sociedad civil, queremos ayudar a la INCB a enfrentar los desafíos de nuestro mundo. Nuestras propuestas se inspiran en métodos de trabajo exitosos de la familia de las Naciones Unidas en general. Nuestras sugerencias se resumen en seis recomendaciones’.

Contexto

La Comisión de Estupefacientes de la ONU eliminó el cannabis de la Lista IV de la Convención Única de Estupefacientes de 1961, donde figuraba junto a opioides adictivos y letales como la heroína. Con 27 votos a favor, 25 en contra y una abstención, la citada Comisión ha abierto la puerta al reconocimiento del potencial medicinal y terapéutico del cannabis. Entre sus recomendaciones, la Organización Mundial de la Salud indicó que el cannabidiol (CBD) con un 2% o menos de tetrahidrocannabinol (THC, sustancia psicoactiva) no debería estar sujeto a controles internacionales.

Esto fue en diciembre de 2020. Noticias de Naciones Unidas: “el CBD ha asumido un papel destacado en las terapias de bienestar en los últimos años y ha generado una industria con impuestos, puestos de trabajo, crecimiento del PIB, y también lucro, tanto legítimo, como del dudable, de miles de millones de dólares. Por ejemplo, algunos países mostraron el motivo de su voto: Ecuador apoyó todas las recomendaciones de la OMS e instó a que ‘la producción, venta y uso de cannabis tenga un marco regulatorio que garantice las buenas prácticas, la calidad, la innovación y el desarrollo de la investigación’. Esta posición coincide en buena parte con la posición de las organizaciones firmantes.

Un año después, 181 organizaciones de 56 países piden una aplicación justa del cambio en la fiscalización

Plantean ‘serias preocupaciones sobre cómo se desarrolla la política de cannabis’ resultante de la histórica votación mencionada: ‘La INCB crea documentación para facilitar el comercio y la investigación del cannabis medicinal en todo el mundo, pero sus directrices globales y el proceso de redacción de estas parecen contradecir la votación clave del año pasado al favorecer un aumento de las restricciones’.

Sus seis recomendaciones son: Divulgar la documentación de la INCB al igual que otros órganos similares de la ONU; abrir la participación en el sistema de archivo y acceso a la documentación en línea de las Naciones Unidas; ampliar las consultas de la sociedad civil a todas las áreas de trabajo de la Junta; solicitar y recopilar contribuciones escritas de agentes no estatales; permitir que las ONG y los actores no estatales participen como observadores en las reuniones de la INCB; ampliar las ‘visitas a países’, inspiradas en el Mecanismo de revisión anual de los órganos creados en virtud de los tratados de derechos humanos.

Las organizaciones acaban la carta con algunos comentarios: ‘Por el contrario, desde 2020, la INCB ha estado desarrollando sus Directrices con total opacidad, lo que genera inquietudes sobre la legitimidad y el alcance del proceso, un mandato difuso y los riesgos de conflictos de intereses. Si bien no son vinculantes, estas Directrices afectarán y darán forma a las regulaciones de cultivo, comercio, producción y uso de una medicina tradicional y una planta autóctona de muchas regiones del mundo. Se corre el riesgo de convertirse en un estándar, particularmente entre las naciones más pequeñas con menos capacidad para establecer sus propias regulaciones. Nuestras organizaciones luchan por la salud global, los derechos humanos y la sostenibilidad’. ‘Reconocemos la importancia de la INBC para ayudar a los gobiernos a garantizar el acceso y la disponibilidad de medicamentos controlados para todos los pacientes que los necesiten, pero la Junta por sí sola no puede dar forma al futuro económico, social, ambiental y cultural de nuestras comunidades’.

Un seguimiento de las actualizaciones del tema puede hacer a través de una iniciativa web (bit.ly/INCBmonitor) promovida por Kenzi Riboulet-Zemouli, investigador independiente.

El nivel estatal

Este 2021 se han movido o se están moviendo 3 proposiciones de ley de regulación del cannabis en el Congreso de los diputados. La de Más País, dentro Grupo Parlamentario Plural, tuvo este octubre en el pleno los votos positivos de todos los grupos políticos (y abstención de PNV), y negativos de PSOE, VOX, Ciudadanos y PP, con lo cual fue tumbada. Los socios de coalición del PSOE, Unidas Podemos, tienen preparada su propuesta, que presentaron en una sala del Congreso el pasado 29 de noviembre; no está presentada al pleno, será interesante ver la posición de sus socios de gobierno socialistas; tampoco está presentada al pleno la proposición de regulación del cannabis que tiene preparada ERC. Recordemos que las leyes de regulación aprobadas la pasada década por los Parlamentos de Nafarroa, Euskadi y Catalunya, fueron tumbadas por el Tribunal Constitucional, y hace poco hizo lo mismo con la normativa con la que el Ayuntamiento de Barcelona regulaba las asociaciones cannábicas.

Entre las 181 ONG firmantes de la carta a Naciones Unidas están organizaciones internacionales, y nacionales de numerosos países; de aquí se encuentran Asociación Gallega del Cáñamo, Catalan Network of People who Use Drugs-CATNPUD, Confederación de federaciones y asociaciones cannábicas-ConFAC, Fundación Renovatio, Observatorio Europeo del Consumo y Cultivo de Cannabis-OECCC, Sociedad Clínica de Endocannabinología-SCE, Unión de Pacientes por la Regulación del Cannabis-UPRC.

La carta ha tenido una primera respuesta el 03.12.21 del portavoz del Secretario general de Naciones Unidas, dirigida a la INCB: ‘La sociedad civil debe ser escuchada y debe tener espacio para expresar su opinión’.

————————————————————————————————————-

Autor: un equipo de periodistas independientes

Josep Marín

SOME RIGHTS RESERVED – CREATIVE COMMONS
Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*