Contrainformación, medioambiente

WWF vuelve a ser acusada de graves violaciones de los derechos humanos

En una audiencia reciente, el Comité de Recursos Naturales del Congreso de EE.UU. formuló graves acusaciones contra el WWF, cuyo alcance podría cambiar para siempre la imagen de la ONG conservacionista más famosa. Representantes republicanos y demócratas, e incluso expertos independientes, acusaron a la organización de no responsabilizarse de las innumerables violaciones de los derechos humanos perpetuadas en nombre de la «conservación de fortaleza», un modelo promovido históricamente por la organización, pero que a menudo se ha traducido en desalojos y violencia contra los pueblos indígenas.

Las primeras denuncias ya habían sido hechas por Buzzfeed News en su investigación “WWF secret war”, publicada en 2019. Según los reporteros de Buzzfeed, los guardabosques activos en parques nacionales y áreas protegidas de varios países y financiados por la organización, han sido acusados en varias ocasiones de matar, torturar y abusar sexualmente de cientos de personas. El WWF supo de estas acusaciones desde el principio. En 2006, tras el asesinato por parte de los guardas forestales nepalíes de un hombre sospechado de haber enterrado en su jardín un cuerno de rinoceronte que poseía ilegalmente (que en realidad nunca se encontró), la ONG actuó rápidamente, no para denunciar el incidente, sino para encubrir el escándalo, que posteriormente fue desestimado por el gobierno de Katmandú. Según los testimonios recogidos por los periodistas, no se trataba de un fenómeno aislado, sino de un modelo que la organización había mantenido durante años, con casos documentados de violencia incluso contra menores. Según los reporteros de Buzzfeed, en 2017, los guardas forestales de Camerún golpearon a un niño de 11 años delante de sus padres. Las denuncias hechas a la ONG por los familiares nunca han recibido respuesta oficial.

«Estoy muy decepcionado por la incapacidad de WWF para separarse de su pasado«, dijo el profesor John Knox, que dirigió una investigación sobre abusos de los derechos humanos en las operaciones de WWF encargada por la misma organización. «La dirección de WWF sigue negando su papel en la conservación de fortaleza y en las violaciones de derechos humanos.» Según Knox, la ONG también intentó engañar al Comité del Congreso de los Estados Unidos sacando de contexto citas del informe, dando así «una falsa impresión de las conclusiones del grupo de investigación«.

Las acusaciones contra el WWF sacan a la superficie una cuestión que a menudo se ha tratado de forma superficial: la influencia del colonialismo en el ámbito de la conservación. El plan llevado a cabo por la organización en las reservas de varios estados del mundo no es, de hecho, nada nuevo. El modelo de la intervención occidental para la preservación del entorno natural se traduce en desalojos y abusos contra los pueblos indígenas y es un enfoque que parece común para muchas organizaciones conservacionistas, que se han visto implicadas en casos judiciales similares en el pasado. Sin embargo, las acusaciones contra el WWF podrían ser, según algunos, el punto de partida adecuado para una evolución del movimiento conservacionista, promoviendo un enfoque que convierta la sostenibilidad medioambiental en su principal objetivo. Eso sí, desarrollando planes de acción que no pongan en peligro los derechos de las comunidades locales, a menudo en primera línea de la conservación del territorio.

 

————————————————————————————————————-

Aviso: un equipo de periodistas independientes

SOME RIGHTS RESERVED – CREATIVE COMMONS
Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*