Musica

Modest Moreno: ‘En tiempos de Bach no existía el piano. Hay que reivindicar el órgano’

Josep Marín / @josepv_m

Descubrir, o redescubrir la música para órgano es, o bien un hallazgo, o un reencuentro. Se presenta el IV volumen de ‘Órganos Notables de Cataluña’. Del siglo XVI al XXI – pasando por el X –

Hablamos con el artista. Modest Moreno i Morera, considerado uno de los grandes organistas del estado, es especialista en música barroca para órgano. Clásicos hispánicos, música montserratina, pero también Bach… Al proponerle la entrevista, me ha dejado un ensayo de Theodor W. Adorno sobre Mahler (‘Una fisonomía musical’). Ha tocado en Moscú, y por toda España y Europa. Estudiante en el Conservatorio de Música de Barcelona, profesor en el Conservatorio de Música de Vic, y sobre todo discípulo de quien considera su maestro, el monje de Montserrat y organista Gregori Estrada. Preparando la entrevista, explica que considera que la abadía de Montserrat ‘es como su casa’. En la abadía – monasterio tiene grandes recuerdos y grandes amigos. El pasado agosto se presentó en el claustro del monasterio de Ripoll su último disco. Pudimos escuchar la intervención de Ramon Alabau, filólogo amante de la música, la suya, y la de Arol Garcia, un joven músico que estudia con él.

El órgano no es un instrumento al que el público en general estamos acostumbrados. ¿A qué lo atribuyes?

El órgano forma parte de la iglesia, y muchas personas lastimosamente lo consideran un instrumento de misa. Cosa que no pasa en Alemania ni en otros países, donde sobre todo la formación religiosa, también en ocasiones no religiosa, incluye el órgano. En la iglesia de Lutero, es muy claro que el órgano tiene una parte importantísima.

Esto enlaza con la segunda pregunta. ¿Es un instrumento pues vinculado a lo sacro, en la liturgia?

Inicialmente sí, está claro, de ahí que casi todas las iglesias tienen un órgano. La vinculación órgano-salas de concierto la vemos en el siglo XIX, no antes. Generalmente ahora los órganos están también en auditorios, ya no sólo para conciertos de un único instrumento, sino para obras sinfónicas en que el órgano tiene una parte activa, u obras como las Pasiones o Cantatas de Bach, y de otros autores, en que el órgano es incluido, sea como bajo continuo o instrumento concertante.

Aquí Modest Moreno nos cuenta cuestiones técnicas que personalmente escucho con interés, y le agradezco, pero creo que se nos escapan a la mayoría de mortales, le digo. Modest sonríe. Me siento como el alumno malo ante las explicaciones del profesor. Pero la curiosidad gana.

El piano es un instrumento del siglo XIX, contaste en la presentación del disco. Bach lo han tocado en el piano; es como un tópico, pero por ejemplo Glenn Gould grabó al piano sus Variaciones Goldberg como nadie ¿Para qué instrumentos compuso, y cuáles tocó, Bach? Me permito pensar que compartimos que Bach – no es difícil hacerlo – es uno de los más grandes.

Sí, de acuerdo que Bach es evidentemente ‘un grande’, y de acuerdo con lo que dices de Glenn Gould y sus Variaciones. Los instrumentos de teclado en tiempo de Bach – a partir del renacimiento y sobre todo barroco -, son el clavicordio, el clavicémbalo y el órgano; no tenían más, no existía el piano.

Nacido en Ripoll, y organista del monasterio de la ciudad de la que, en los alrededores del siglo X irradió la cultura que dio lugar con los años a la nación catalana; sin embargo, el órgano de Ripoll es el cuarto volumen de tu serie de grabaciones ‘Órganos notables’

Siglo X, podríamos decir que sí. Bueno, el primero fue idea de Albert Moraleda, músico, productor y técnico de grabación que inició la colección a partir de un disco doble que yo había grabado. El primer disco de este doble se presentó también como el primer álbum de la serie Órganos notables. Al ser grabado con un órgano contemporáneo, del organero Juan Carlos Castro, en Sant Antoni de Pàdua, de Barcelona, entonces se trataba de buscar un órgano más antiguo: el segundo, que fue el de Montbrió del Camp en Tarragona, y el tercero del Santuario de la Gleva cerca de Vic. Así que tenemos un órgano contemporaneo, tenemos un órgano clásico, y uno de estilo romántico. El de Ripoll, también es contemporáneo como el primero de la serie, pero es más clásico, y no romántico.

Imagen: Corisa Media Grup

Qué tiene el órgano del monasterio de Santa María de Ripoll?

Mira, para empezar no tiene la presencia de los órganos grandes porque es un órgano pequeño, y eso ya le da… no sé, mucho carisma, y además es, por técnica, tanto de teclado como de registros, mecánico, esto ayuda mucho al organista a interpretar. Y a pesar de ser pequeño, con seis juegos de registros, da para mucho porque está lleno de sutilezas. Que las creó, lógicamente, el maestro organero que lo construyó, Gabriel Blancafort i París. En 1977.

En la presentación hiciste defensa de ‘no’ a un nuevo órgano del monasterio de Ripoll. Dijiste que hay uno, por restaurar

Pienso que sí, lo he dicho alguna vez. No podemos hablar, claro, de un órgano histórico. Pero sí podemos empezar a hablar. Los órganos históricos, pienso en los siglos XVII – XVIII, no nacen históricos, se han convertido en eso gracias a la sensibilidad de la gente, del entorno. Imagina por un momento que un órgano, en el s XVII, en buen estado que hay que hacer una pequeña reestructuración, se diga no, haremos uno nuevo. (Patrimonio, entonces?) Pienso que sí, además  ‘viniendo de un Ripoll’. Tenemos el monasterio que no era histórico. Se ha hecho, se ha vuelto, lo hemos hecho, histórico.

Eres especialista en música Montserratina. También conoces muy bien la música barroca hispánica. Crees que tenemos Bachs, Händels, Vivaldis, en España?

Mira, hay momentos que incluso yo quiero creer que, históricamente hablando, los superan, por ejemplo, Joan Cererols, compositor monje de Montserrat: tiene un ‘villancet’, ‘Ay que dolor’, para la pasión, que comienza exactamente igual, con las mismas notas, que la Pasión de Bach según San Mateo. (Y es anterior a ‘los grandes’ del barroco?). Muy anterior. También hay un Salve Regina del padre Miquel López, también gran compositor en la abadía, que escribe a diez voces, además pone instrumentos y un clarín (podríamos decir una ‘trompeta’, que se usó después en tiempo de Bach, Händel). También es anterior. (Así no debemos quedarnos solo con los grandes nombres, que sí, claro, lo son). Claro, pero por ejemplo, Felip Predell, uno de los primeros, si no el primero, musicólogo español, al hablar de Antonio de Cabezón, lo llama ‘el Bach español’. No estoy totalmente de acuerdo… ¿Y por qué J. S. Bach no es ‘el Antonio de Cabezón alemán’?

¿Qué es la Escuela musical montserratina? ¿Hablamos también del Libro Rojo de Montserrat, del  monasterio-cenobio que también deriva, el s. X – XI, del centro cultural y religioso que significó Ripoll?

Claro, había una escuela musical en Ripoll con básicamente tres autores. Oliva, un monje (no el abad Oliba de la misma época) sobre el s. X – XI, y Gualter, Arnald, y pienso que es muy posible que esta influencia musical llegara a Montserrat ya entonces. De ahí posiblemente el Libro Rojo, que es un códice del siglo XV, muy trabajado, un manuscrito de composiciones musicales y textos para los peregrinos que subían a Montserrat. Canciones y danzas para las personas que hacían la romería, la peregrinación. La han estudiado varios expertos, el último de los cuales fue el padre Gregori Estrada (con lo que creo que es cierta complicidad y una sonrisa me explica),  ‘hay que decir que no estaba de acuerdo con ninguna versión anterior, pero desgraciadamente la suya quedó inacabada cuando murió; me dijo que todavía estaba trabajando en ella, desde los 70 ‘). En cuanto a la Escuela montserratina: un grupo de monjes que en el transcurso de los siglos han ejercido como miembros de la Escolanía (compositores, organistas i directores), y como maestría de los alumnos.

Y claro, está Beethoven, Mozart, Stravinsky ¿A quien me dejo, que no haya nombrado? Ya hemos hablado de Mahler. De los grandes, quiero decir, que forman parte de tu educación musical y también sentimental

Claro, hemos hablado genéricamente de la escuela Montserratina, también tenemos que hablar de Antonio de Cabezón, Has nombrado Mahler, Händel, Bach… Hay autores que sí se debería hacer mención. Por ejemplo Francisco Correa de Arauxo, evidentemente, por la grandeza que tiene. Manierista, del renacimiento al barroco. Abre las puertas al barroco y aporta muchísimo.

Los artistas no habláis de proyectos, supongo que porque siempre estáis con alguno. Pero alguien me ha ‘chivado’ que hay proyecto de un nuevo disco

Sí, te han ‘chivado’ bien. Tal vez antes de acabar el año. No sé la fecha, ni donde se grabará (Modest sonríe) será un álbum dedicado a compositores catalanes.

Diferente de lo que hemos escuchado?

Sí. Habrá composiciones del mismo Albert Moraleda, también compositor, de Josep Baucells, alguna mía, de Arol Garcia…

Así, música contemporánea s. XX – XXI

Si, a menos que también grabe algo de Miquel López, el primer monje de Montserrat del que se conservan obras. Tiene una obra que tengo muchas ganas de estudiar, su  ‘Llena II’, obra de gran dificultad.

La entrevista la hacemos en un ‘reservado’ del bar-restaurante Pirineu. Sobre Mahler, hablando antes, me recomienda la Sinfonía nª1, si puede ser en una grabación dirigida por Dimitri Mitropoulos, hablamos de directores. Yo sé casi nada. Está leyendo un libro de quien fue pareja de Mahler (y después de Gropius, y Kokoschka): Alma Mahler, ‘Recuerdos de Gustav Mahler’, que recomienda. Seguimos hablando fuera de entrevista. Me cuenta que Gustav Mahler, judío convertido al cristianismo se dice que podría ser, adaptado muy libremente, el personaje Gustav von Aschenbach sobre el que Visconti hace una ficción (1971) de la novela de Thomas Mann (1912) en Muerte en Venecia en busca de la belleza y cierto silencio del pensamiento. Personalmente de Thomas Mann sólo he leído la novela ‘La engañada’. Eternamente pendiente ‘La montaña mágica’. Y también personalmente, me hago el propósito de escuchar Mahler. Y las obras que interpreta Modest Moreno, en parte grabadas por Ediciones Albert Moraleda. De hecho ya estoy en este último propósito. Le agradezco a Modest la conversación: puro alimento kilómetro cero para la cultura, para el conocimiento, para la curiosidad (que nunca mató el gato).

 

————————————————————————————————————-

Autor: un equipo de periodistas independientes

Josep Marín

SOME RIGHTS RESERVED – CREATIVE COMMONS
Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada

 

 

One Comment

  1. Pingback: Arol Garcia: ‘Toco el órgano. Y todos los instrumentos de teclado, el violín, la guitarra, el ukelele y un poco la batería’ – Dolce Vita España

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*