Cannabis, Historia y Cultura

Los microorganismos y su influencia en el cannabis – Parte II

Sustrato
En lo que respecta la salud del suelo y de las plantas, los microbios son totalmente necesarios. Las plantas no tienen cerebro y, por lo que sabemos, no son conscientes. Poseen mecanismos químicos que les permiten alterar y modelar el entorno, y gran parte de este proceso invisible y mágico ocurre bajo tierra. A veces, el sustrato es visto como una mera fuente de nutrientes para las plantas que lo habitan, pero en realidad se ha descubierto que es un ecosistema complejo y sorprendente repleto de vida microbiana.

Las plantas y los microbios no solo realizan cada uno su trabajo en el suelo, sino que interactúan e incluso trabajan juntos para hacer la vida un poco más fácil y aumentar las posibilidades de supervivencia. La actividad microbiana puede fortalecer el crecimiento de las plantas mediante varios mecanismos: modificando la señalización hormonal, repeliendo o combatiendo los microorganismos patógenos y aumentando la bio-disponibilidad de nutrientes.

Los microbios del sustrato pueden ser muy útiles para las plantas ya que ayudan a liberar los nutrientes del suelo para que sean más fáciles de absorber. Los microbios del sustrato pueden metabolizar los nutrientes NPK, que están unidos a moléculas inorgánicas, y hacerlos más disponibles para que las plantas los utilicen.

Sistema radicular de las plantas
Varios microbios presentes en el sustrato, como por ejemplo ciertas bacterias y hongos, tienen la capacidad de descomponer estas formas de nutrientes. Al hacerlo, los liberan en una forma
en la que las plantas pueden beneficiarse. Está claro que tanto el cultivador de cannabis de interior como el de exterior pueden beneficiarse enormemente de los microbios del suelo. Las plantas sacan partido de un mayor acceso a los nutrientes vitales, pero los microbios también reciben algo a cambio. Las raíces de las plantas liberan una variedad de sustancias en el suelo que se llaman exudados radiculares. Algunos de estos exudados incluyen azúcares, aminoácidos y ácidos orgánicos que los microbios pueden utilizar como fuente de nutrición. Estos exudados contribuyen eficazmente a la formación del microbioma de la raíz. Dichos nutrientes también pueden atraer microbios patógenos, pero algunos microbios beneficiosos incluso poseen mecanismos de defensa contra ellos.

Tal vez, la más interesante de todas alianzas entre microbios y plantas es la que existe entre plantas y hongos. Es sabido que un tipo de hongo denominado micorriza se une a las raíces de las plantas. Las porciones subterráneas de los hongos, que pueden parecer raíces, se laman micelios. El micelio de los hongos micorrícicos actúa como una extensión de las raíces de una planta, permitiéndole absorber los nutrientes de una área más grande de la que cubrirían las raíces por sí solas. Gracias a los exudados azucarados de las plantas, los hongos micorrícicos pueden sobrevivir y crear esta alianza con las plantas. A cambio, los hongos proporcionan humedad y nutrientes adicionales absorbidos del suelo a través del micelio.

Hay dos tipos principales de hongos micorrícicos; los hongos ectomicorrícicos que viven en el exterior de las raíces como vainas, y los endomicorrícicos que viven dentro de la propia planta. Los cultivadores de cannabis que deseen utilizar el poder de los hongos para aumentar la absorción de nutrientes, deben saber que el exceso de fertilizantes y el uso de plaguicidas puede dañar y reducir la eficacia de estos organismos.

La acción de los hongos micorrícicos va más allá de su capacidad de proporcionar a las plantas una nutrición adicional. También pueden actuar para proteger las plantas contra determinados tipos de nematodos – criaturas microscópicas parecidas a los gusanos que se encuentran en el sustrato en grandes cantidades. Algunos nematodos pueden ser beneficiosos para vuestras plantas de cannabis, sin embargo, algunos otros pueden ser bastante perjudiciales. Los nematodos parásitos de las plantas se alimentan de las raíces de las plantas, lo que incide negativamente en su salud y en su potencial de crecimiento.

Hay varios métodos que los cultivadores de cannabis pueden utilizar para aumentar el número de microbios beneficiosos en el sustrato a fin de mejorar la salud de las plantas e, incluso, la calidad y la cantidad de la cosecha. Una manera para conseguirlo es crear y utilizar un abono de alta calidad. De hecho, el compostaje es un proceso llevado a cabo por nuestros aliados microorganismos. Estos trabajan para descomponer el material orgánico como los residuos de alimentos, las malas hierbas y otros desechos del jardín, transformándolos en sustrato de alta calidad rico en nutrientes.
El té de compost es una manera excelente y natural de proporcionar mezclas potentes de nutrientes esenciales para el cultivo. Ha quedado demostrado que el té de compost aumenta la calidad nutricional de las verduras e incluso su sabor, así que
¡imagínate lo que puede conseguir en términos de calidad del cannabis!

Depredadores y control de plagas
Los cultivadores “no orgánicos” y la agricultura industrial utilizan a menudo plaguicidas químicos para tratar plagas no deseadas. A pesar de su eficacia, se ha demostrado que el uso de estos productos químicos causa graves efectos negativos en la salud del ser humano y del medioambiente. De hecho, a menudo se asocian con diversos problemas de salud, y se abren camino fácilmente en los sistemas hídricos, donde pueden dañar la vida silvestre.

Los plaguicidas no solo matan las plagas no deseadas, sino que también afectan negativamente a los microorganismos beneficiosos del suelo, deteniendo o reduciendo la excelente labor que estos desempeñan en el medio. Además, los pesticidas representan un nivel adicional de riesgo para el consumidor final. Los umbrales establecidos en aquellos estados que exigen análisis de plaguicidas se basan en información procedentes de estudios sobre su ingesta o contacto con la piel. Ninguna de las investigaciones realizadas estudia la inhalación de pesticidas. Es probable que muchos de los plaguicidas utilizados tengan efectos muy diferentes, y a niveles mucho más bajos, debido a la inhalación en los pulmones mientras se fuma.

 


Por Scott Blakey aka Shantibaba. Breeder de Mr.Nice Seedbank. Es uno de los mayores expertos del mundo en genéticas y semillas de cannabis. Creador de algunas de las cepas más famosas del mundo como White Widow y Super Siver Haze.

Parte I: https://dolcevitaonline.es/2020/09/los-microorganismos-y-su-influencia-en-el-cannabis-parte-i/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*