Cannabis, Historia y Cultura

Los microorganismos y su influencia en el cannabis – Parte I

Percibimos nuestro mundo de acuerdo con lo que ven nuestros ojos, pero cuando cambiamos punto de vista y pasamos al plano de lo microscópico, el mundo paralelo en miniatura que vemos es completamente diferente. Los microorganismos parecen tener un impacto en los siguientes aspectos del cannabis: producción de terpenos, contaminantes, sustrato, sistema radicular, depredadores y control de plagas.

Un microorganismo, o microbio, es un organismo microscópico que puede tener forma unicelular o estructuras pluricelulares. El estudio de los microorganismos se denomina microbiología. Son microorganismos las bacterias, los hongos, las arqueas o los protistas. El término microorganismo no incluye virus y priones que, generalmente, se clasifican como carentes de vida propia.

Producción de terpenos
Es bien sabido que las plantas expresan los terpenos como respuesta a su entorno y como lenguaje de comunicación entre microbios e insectos. Lo que no se conoce tan bien es que las bacterias son bastante eficaces en sintetizar los terpenos y participan en la modificación de los terpenos y de otros componentes de la planta. Se ha observado un cambio en el perfil terpenoide de las plantas cuando estas se fumigan con antibióticos, lo que sugiere que las bacterias modifican los terpenos o actúan sobre algún factor que provoca un cambio en el perfil terpénico.

Ciertas variedades de cannabis sometidas al análisis del perfil de terpenos, muestran una clara dominancia de determinados terpenos. Por ejemplo, la cepa CBD Remedy muestra una mayoría de beta-cariofilleno, un terpeno parecido a la pimienta, leñoso y con olor a clavo que reduce la depresión, el dolor y la ansiedad. Dado que la acción microbiana de los terpenos se da en concentraciones tan bajas, parece lógico deducir que dichas sustancias son extremadamente potentes y que incluso pequeñas variaciones que aumentan o disminuyen las concentraciones pueden generar profundas diferencias entre las plantas. Los buenos cultivadores son muy conscientes de la importancia de mantener una población vegetal homogénea con el fin de lograr los mejores resultados posibles del cultivo, mientras que cultivadores menos experimentados trabajando sobre las mismas genéticas pueden producir efectos devastadores sobre las inflorescencias y su perfil de terpenos. Por lo tanto, es correcto afirmar que el mundo microbiano siempre está activo y adapta su perfil terpénico de acuerdo con la dinámicas del entorno.

 

Contaminantes
Las plantas de cannabis y los productos derivados pueden llegar a generar moho y bacterias durante su cultivo o durante su posterior elaboración y manipulación. La mayoría de mohos son relativamente inofensivos y están presentes en el medioambiente, pero algunos tipos de moho representan una amenaza para la salud si se inhalan, especialmente para personas inmunodeprimidas, como algunos consumidores de cannabis medicinal.

Mr. Nice Seedbank tiene licencia en los estados de Washington, Oregón y Colorado, pero debemos respetar las leyes estatales para comercializar nuestros productos. Pero cada entidad exige pruebas de laboratorio ligeramente diferentes entre sí, que varían en función de los reglamentos estatales pertinentes.

Actualmente, para controlar los mohos y otros contaminantes microbianos en las flores curadas, el estado de Oregón se basa en una medida conocida como “water activity”. Esta medida, que también se utiliza en la elaboración de alimentos, refleja la cantidad de agua disponible para los microorganismos. Las muestras con niveles de “water activity” por debajo de un determinado umbral se consideran demasiado secas para que los microbios prosperen y, por lo tanto, se consideran seguras. Los legisladores del estado de California parecen habérselo tomado muy en serio y exigen pruebas específicas para determinados tipos de moho.

Massachusetts ha adoptado otro enfoque: pruebas de recuento total de mohos y levaduras a través de la clásica prueba de cultivo en placa de agar; esto se debe a que el recuento total de levaduras y mohos cubre una gama más amplia de microbios potencialmente dañinos. Estas pruebas protegen mejor la salud pública.

Por último, los metales son otra clase de contaminantes a los que tienen que enfrentarse los legisladores del Cannabis.
El cannabis es un hiperacumulador, lo que significa que puede absorber metales del suelo en mayor medida que otros cultivos. Los metales pueden estar presentes en el suelo de forma natural o pueden proceder de fuentes industriales. En aquellas zonas donde se viene practicando agricultura desde hace mucho tiempo, puede haber contaminación debido al fumigación continuada con plaguicidas que contienen plomo, mercurio, cadmio y otros metales potencialmente tóxicos.
Los metales pesados
en las plantas también pueden acabar concentrándose en los extractos, dependiendo del método de extracción utilizado. Por lo tanto, cualquier producto de cannabis, desde las flores curadas hasta los concentrados pasando por los productos comestibles, podría estar contaminado. La solución es sencilla
: analizar los productos para detectar metales pesados, residuos de solventes y microbios.

 

Fin parte I

Parte II https://dolcevitaonline.es/2020/09/los-microorganismos-y-su-influencia-en-el-cannabis-parte-ii/


Por Scott Blakey aka Shantibaba. Breeder de Mr.Nice Seedbank. Es uno de los mayores expertos del mundo en genéticas y semillas de cannabis. Creador de algunas de las cepas más famosas del mundo como White Widow y Super Siver Haze.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*