Contrainformación, medioambiente

Ventajas de la pasta de dientes natural

Hoy os hablo de la pasta de dientes en polvo que vengo usando desde hace un año y que también ha superado con éxito mi cita con el dentista. Se trata de una receta que está en linea con el concepto de decrecimiento. Doy las gracias a Lucia Cuffaro y Elena Tioli por compartirla en sus libros “Hecho en casa” y “Vivir sin supermercado”.

En primer lugar, necesitareis:
– 4 cucharadas de arcilla verde/blanca
– 1 cucharada de bicarbonato sódico
– 15 gotas de aceite esencial de menta
– 1 buen puñado de tomillo, salvia y menta (secos)
– 5 clavos de olor

El procedimiento de trabajo es en frio: picad finamente las hierbas secas y los clavos, los mezcláis con arcilla, bicarbonato sódico y aceite esencial de menta y luego ponéis todo en un frasco hermético de cristal.
Los clavos de olor tienen importantes propiedades antibacterianas y analgésicas, especialmente útiles en caso de padecer de algias dentales y mal aliento. Para utilizar esta pasta de dientes mojo el cepillo y con una espátula pongo un poco de polvo sobre las cerdas del cepillo, enjuago la boca para que el polvo sea más adherente y luego paso el cepillo de dientes como de costumbre.

Fabrico el dentífrico en polvo solo dos veces al año porque esta dosis es suficiente para seis meses, con un promedio de cepillado de dientes de 2/3 veces al día. Al fin y al cabo, en la lógica de la auto-producción y del consumo crítico, tras la inversión inicial se nota un ahorro económico real, a parte del bienestar personal y medioambiental.

Dedicad vosotros también algo de tiempo para probar esta manera diferente de cepillarse los dientes. Si os gustará ya no vais a prescindir de ella, ¡asegurado!

————————————————————————————————————-

Autor: un equipo de periodistas independientes

 

SOME RIGHTS RESERVED – CREATIVE COMMONS
Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*