DV entrevistas, lifestyle, Viajes y aventuras

Be artsy en Nepal: complicidades para el cambio social

Josep Marín
@josepv_m

Clara conoce bien Nepal. Con su serie Special, de retratos en un centro de chicos con necesidades especiales en India, ganó el premio Photogenic Festival 2016. Es fotógrafa, desarrolladora web y cooperante. Este trabajo en Amritsar, en el Punyab, una ciudad en el norte del país, fue en el marco de un proyecto de fotografía participativa de talleres y muestras del trabajo fotográfico, donde los participantes explican sus puntos de vista y desarrollan su creatividad. Con sus proyectos de voluntariado, Clara Garcia i Ortés busca complicidades para el cambio social, y que los mismos participantes sean quienes decidan qué y cómo quieren cambiar. Le preguntamos sobre Nepal y los proyectos de la ONG be artsy.

Nepal es un país que está en el imaginario de muchas personas. Viajaste por Asia con el Creativity
Photo Project, ¿qué te llevó a Nepal? Creo que no fue un viaje turístico…

‘Mientras estaba en Birmania con los talleres, pensé ‘quiero conocer el Himalaya’. Fui al norte de este país, en tren, pero el ejército no me dejaba ir más allá, había problemas fronterizos entre el país y China. Al no poder pasar, pensé ir a Nepal desde aquí, quería conocer la montaña, que no había visto en los países asiáticos donde había estado. Entonces hubo el terremoto, llegué poco después a Katmandú, y colaboré 3 meses en una escuela. Un contacto mio que había ido a Achham – un distrito remoto del oeste de Nepal – me propuso ir. Difícilmente llegan turistas’.

El epicentro del terremoto de 2015 fue en el distrito de Gorkha, en Barpak

‘Fui no muy lejos, a un pueblo llamado Gyachock, a hacer los talleres del Creativity Photo Project, muy cerca de una de las rutas más conocidas de trekking, que yo no he hecho nunca, ¡ya me gustaría! He hecho muchas caminatas por ‘montañitas’ – ríe Clara – para ir a pueblos. Cuando fui la primera vez a Achham, sola, no iba ningún turista, había gente que me paraba por la calle para hacer selfies. ¡Curioso! – sonríe. ‘Lo que me llevó a Achham fue la invitación del Dr. Keshav Bhattarai, y su preocupación por la vida de las mujeres, saber que había mujeres que se suicidan por cómo lo pasaban. Entonces supe sobre el chhaupadi’.

El chhaupadi, una tradición de origen hindú, impregna todavía la sociedad en Nepal, y más en zonas rurales. Las mujeres con la menstruación son aisladas en cabañas. Durante esos días no pueden entrar en casa, se consideran sucias, impuras. No pueden tocar el agua, apenas comen y están solas. Una práctica brutal que puede provocar muertes por hipotermia, asfixia, violaciones y abusos. Be artsy ofrece copas menstruales – una solución sostenible – y un programa educativo en las escuelas para hacer que esto acabe. Diferenciar la menstruación de la tradición, y promover los cambios que las propias chicas decidan, no por un prejuicio cultural extranjero. Con la copa menstrual las niñas pueden dormir en sus casas y hacer frente a los tabúes de la menstruación en sus comunidades. Es el proyecto Rato Baltin.

Foto Clara Garcia Ortés
Clara y Manisha en una clase de fotografía

Estáis sobre el terreno desde 2017 ¿Con la crisis global del Covid-19 como trabajáis?

‘El proyecto sigue adelante, de momento en stand-by, porque están encerrados en casa como estamos nosotros, en lockdown, aunque ahora permiten empezar a salir, están en fase 1. Las fases – ‘son así de especiales’ – sonríe – durarán 21 días. Pero trabajamos con Be artsy Nepal, nuestra ONG socia allí, con todas las chicas que han sido formadoras o mentoras, o participantes en las actividades que hemos estado realizando desde el principio. Han estado haciendo talleres este invierno, tienen material, tienen copas menstruales para ir trabajando, así que el proyecto está preparado para cuando sea posible, cuando el gobierno y la situación lo permita, se puede poner en marcha. Las chicas pueden seguir extendiendo el uso de la copa, pero con el Covid-19, dependerá de cómo vayan las cosas, ahora hay un repunte de los contagios. Hemos puesto en marcha dos proyectos paralelos al Rato Baltin Project, Masks x Health y Food for returnees. Con el primero hemos trabajado para poner en marcha una red de mujeres que cosen mascarillas, transmitimos mensajes claros sobre el distanciamiento social, la higiene de manos, y sobre los peligros reales. Y con Food for returnees, vemos que muchos trabajadores vuelven de la India, los ponen en cuarentena en las escuelas, y no hay suficientes recursos para comida, queremos ayudar en esta emergencia’.

Masks x Health. Foto: Rohina Bandhari
Masks x Health. Foto: Rohina Bandhari

Tú pasas algunos meses al año en Nepal con el proyecto  ¿este año vas?

‘Hay que esperar hasta agosto, porque parece que en septiembre quieren abrir fronteras, estamos hablando si iba yo o si Rupa y Anne Laure, colaboradoras, van a Achham desde Katmandú. Anne Laure está allí pendiente de un trabajo y tendría visado, tenemos que decidir si una parte del proyecto 2020 se haría entonces. A mediados de octubre hay la festividad Dashain, que es como nuestra Navidad, tendríamos medio septiembre y medio octubre ‘- Clara hace cálculos.

Te pido una recomendación para ir a Nepal, un viaje que tengo pendiente y que también están en mi imaginario para viajar.

Me pasa el email de Jordi, de Plan Himalaya. ‘Si viéramos que es posible ir, sería que los casos han bajado mucho, y me quedaría allí hasta el próximo año. Si no, no tiene ningún sentido exponerse para trabajar en el proyecto un mes, gastar dinero y tiempo de donantes y voluntarios. Nuestros proyectos se apoyan en donantes, socios, voluntarios y colaboradores ¡Necesitamos todos los apoyos! Contacta con nosotros y mira nuestros proyectos en la web y redes sociales’.

 

————————————————————————————————————-

Aviso: un equipo de periodistas independientes

Josep Marín

SOME RIGHTS RESERVED – CREATIVE COMMONS
Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*