Contrainformación

El Coronavirus no detiene las bombas: Israel empuja a Gaza hacia el desastre humanitario

Operadores desinfectan las calles de la ciudad de Gaza para prevenir las infecciones

Ni siquiera la pandemia consigue detener el bombardeo israelí en Palestina. Cuatro noches atrás, el ejército de Israel realizó ataques aéreos y de artillería contra posiciones de Hamas en el norte de la Franja de Gaza. Según la agencia de noticias independiente InfoPal, en el ataque también se utilizaron drones, hubo por lo menos 3 misiles aire-tierra, mientras que se dispararon proyectiles desde un tanque hacia uno de los puntos de observación militar del movimiento de resistencia palestino.

Según un portavoz del ejército de Israel, el ataque fue una respuesta a un cohete disparado la noche anterior desde la Franja hacia el territorio israelí, pero el misil en cuestión cayó en campo abierto sin causar daños a personas o a propiedades.

Trabajadores sanitarios en un mercado de Gaza

La tensión, por tanto, parece mantenerse alta no obstante la alarma Covid-19. Ahora se teme un desastre humanitario en esa especie de prisión a cielo abierto que es la Franja de Gaza, donde viven casi dos millones de personas que no pueden salir de ese territorio sin haber antes obtenido un permiso en los puestos de control militares dirigidos por los mismos israelís.

Si el Covid-19 se propagase con un ritmo parecido al de los países europeos, muchos observadores internacionales coinciden en que se produciría una auténtica catástrofe en Gaza. Las razones principales son dos: en primer lugar, la Franja es uno de los lugares con mayor densidad de población del mundo y la distancia social para evitar el contagio es casi imposible de respetar. En segundo lugar, el sistema sanitario de Gaza está por los suelos y apenas tiene 70 plazas en UCI y 60 respiradores.

Por si fuera poco, la Franja está sitiada y controlada por las fuerzas israelís que controlan todo y pueden bloquear cualquier mercancía destinada a los territorios, incluidos medicamentos y equipos médicos. En un marco de este tipo, cualquier posibilidad de que el gobierno de Hamas consiga equipos médicos y fármacos depende de la bondad del gobierno de Israel. Aunque hay que decir que un contagio masivo en Gaza tampoco sería bueno para Israel, ya que el virus ha demostrado que no se detiene delante de muros ni de fronteras.

19 de marzo de 2020, familias de detenidos palestinos piden medidas contra el contagio en las cárceles israelíes

Las autoridades de Gaza comunicaron que los casos oficiales de coronavirus son solo seis por el momento, pero no son cifras fiables ya que casi no hay pruebas de detecciòn del virus. El gobierno de Hamas ha adoptado, desde hace diez días, diversas medidas de contención. Entre ellas el cierre de mercados al descubierto, cafés, mezquitas y escuelas.

Una situación al límite que atestigua, una vez más, cómo las condiciones de vida de los palestinos de la Franja son imposibles. También destaca el desinterés total de la comunidad internacional, que sigue permitiendo a Israel llevar a cabo una política de apartheid desde hace más de medio siglo.

————————————————————————————————
Aviso: todos nuestros artículos son originales y redactados por periodistas profesionales y free-lance

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*