DV news, medioambiente

Nosotros nos quedamos en casa y la naturaleza recupera sus espacios

Uno de los pocos aspectos positivos de la emergencia virus COVID-19 es que nos hemos visto obligados a bajar nuestro ritmo de vida para salvaguardar nuestra salud. Lo más sorprendente de las medidas tomadas contra la propagación de la epidemia es el efecto positivo sobre el medio natural.

Los primeros efectos de este círculo virtuoso ya empezaron a notarse en China a partir de mediados de febrero. En las áreas más afectadas del país asiático se notó un neto un descenso de la contaminación del aire. Algunos días después, también en el norte de Italia ocurría lo mismo, con una bajada de los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) del 10% cada semana. En nuestro país, tras los primeros tres días de confinamiento, se pudo comprobar que la polución de NO2 se redujo en un 50% en Madrid y Barcelona.
Mientras asistimos a la expansión de este fenómeno, también estamos viendo como los animales vuelven a aparecer en esos espacios que el ser humano ha dejado de ocupar, por el momento.

Las imágenes que lo demuestran están dando la vuelta al mundo y nos enseñan fauna selvática de paseo por varias ciudades del mundo. Jabalís en la Avenida Diagonal de Barcelona, patos en las fuentes de Roma, delfines que vuelven a acercarse a la costa, cisnes en las aguas cristalinas de los canales de Venecia, ciervos en las calles de Japón…

Todo esto está ocurriendo ahora debido al desplome de la contaminación. La naturaleza nos está ofreciendo un espectáculo que nos debería servir para comprender cómo nuestra conducta puede jugar un papel activo en la mejora del mundo en que vivimos.

————————————————————————————————
Aviso: todos nuestros artículos son originales y redactados por periodistas profesionales y free-lance

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*