Cannabis, DV entrevistas

The Dank Duchess, la chica enamorada del hachís

¿Por qué “Dank Duchess”?
En realidad, la marca está registrada a nivel federal como “The Dank Duchess”. La idea me viene del perro de mi vecino que se llamaba “Dutchess” y que yo cambié por “Duchess” (duquesa) para hacer referencia a la nobleza. “Dank” suele estar asociado al cannabis de alta calidad, así los he unido. Me gusta la aliteración.

¿Cuándo surgieron la pasión y el interés para el cannabis?
Pues la verdad es que yo he sido anti-cannabis durante mucho tiempo. Realmente creía a esa retórica según la que el cannabis te vuelve tonta. Lo probé por primera vez a los 24 años, en 2003. Tras comporbar que mis capacidades para hacer cálculos no habían desaparecido, como aseguraba la propaganda de la “War on Drugs”, entendí que el cannabis me hacía sentir bien y me calmaba. Empecé a hacer un uso constante y aprendí a cultivarlo. Mi amor hacia el cannabis me ha dado la oportunidad de efectuar muchas investigaciones sobre los seres humanos, las comunidades y la sociedad en general. Hacia finales de 2013 asistí a la Oaksterdam University para darle a mis conocimientos un aspecto formal. Luego decidí viajar a aquellos estados en los que el cannabis era legal; había muy pocas posibilidades que Florida se convirtiese en un “green state” en un futuro próximo, por tanto probé suerte del otro lado del país. En 2014 me mudé a California para seguir la misión de concienciar sobre el cannabis.

¿Por qué decidiste empezar a trabajar en este sector?
He estado cultivando cannabis a escondidas durante 10 años pero sentía que para mi era importante utilizar mi talento en la comunicación para difundir el mensaje de que el cannabis sienta bien. Además, quería cultivar mucha más hierba y con menos limitaciones.

Tu maestro es Frenchy Cannoli. ¿Cuando lo conociste por primera vez?
Lo conocí en 2004 en la High Times Cannabis Cup de California. Fue mi primera toma de contacto con el hachís. Recuerdo que confundí el costo de Frenchy con chocolate, pero tras un dab toda duda desapareció. Unos meses después lo vi en la Hempcon de San Francisco. Le pedí tomar un café juntos y compartimos, a parte de unos porros, nuestras historias y nuestros planes, que eran similares. Fue entonces que Frenchy me preguntó si quería escribir en una revista, salvo luego aclarar que debía aprender a producir hash para poder hablar sobre él. Tras mi primera sesión de producción de hash estaba fascinada. Desde entonces, produzco hachís y enseño a hacerlo.

Eres una mujer negra en una industria que está formada en su mayoría por hombres, ¿ tuviste que superar algún obstáculo o algún desafío?
Encuentro que ser mujer es más problemático que ser negra. Sin embargo, al formar parte del mercado ultra-competitivo de los concentrados, me doy cuenta de que se me ve como la “típica mujer negra enfadada”. A menudo, se ignoran las aportaciones y los intereses de las mujeres, pero he descubierto que la creación de productos extraordinarios se hace notar más que muchos fanfarrones.

¿Cómo prefieres consumir cannabis?
Amo hacer dabs de hachís o fumar uno de mis enormes porros de 7g llamados O-Os.

¿Cuál es tu cepa favorita?
Para fumar: Super Silver Haze, Super Lemon Haze, Blackjack y Purple Tangie. Para transformar en hash: Purple Tangie y Strawberry Lemonade.

«My niche is Hashish. Cannabis flower fuels my power» (Mi espacio es el hachís. La flor de cannabis alimenta mi poder) es tu eslogan, ¿nos lo puedes explicar?
Toda mi atención se centra en el hachís y en todo lo que de ello se deriva. Es el fundamento y la expresión de mi mundo. El cannabis es una parte imprescindible de mi fuerza personal, con el cannabis estoy libre de ansias y de las preocupaciones que adormecen la mente. Con el cannabis mi espíritu viaja libre y puedo enfrentarme a cualquier cosa.

¿También cocinas con el cannabis?
Con la hierba hago batidos que aumentan mi fuerza y mis sensaciones positivas. Lo utilizo también en las ensaladas. Como cannabis cocido como si fuese una verdura más, y a menudo la combino con col y espárragos. No tomo muchos productos comestibles infundidos en cannabis porque soy muy sensible a las dosis por encima de los 25mg. Aunque soy capaz de fumar como una chimenea, con los edibles de cannabis soy un peso ligero.

¿Cuál es tu mejor manera de trabajar con el hachís?
Mi última creación simplemente es cannabis bien cultivado, pasado en agua correctamente y prensado para obtener hashish full-melt en forma de templeball.

¿Desde hace cuanto tiempo eres un hashmaker?
Desde hace 5 años. Hice water hash por primera vez el 10 de setiembre de 2014.

También eres activista, ¿de qué manera?
La educación es la clave de mi activismo. Hice miles de horas de formación sobre hachís a través de las redes sociales, así como programas didácticos profesionales – en vivo o en linea – o tutoriales de YouTube. Dedico mucho tiempo a concienciar sobre el cannabis a aquellas poblaciones que se han distanciado de la planta.

Deja un mensaje para los lectores…
No dejéis nunca de creer en la salud, en la belleza y en el bienestar que ofrece el cannabis.

Por Enrica Cappello

————————————————————————————————————-

Aviso: todos nuestros artículos son originales y redactados por periodistas profesionales y free-lance

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*