Cannabis, Recetas

Sal cannábica aromatizada con fresas

En esta ocasión Raro Genetics da su toque cannábico a una sal marina típica del sur de España. Esta sal cannábica la podremos usar para dar un sello de identidad a los platos que elaboramos en el día a día. Creando una atmósfera desde que los ponemos en la mesa, gracias sobre todo a los olores que desprenderá esta sal.
Ingredientes: 
– 200 gramos de Sal marina gruesa.
– 70 gramos de fresas.
– 5 gramos de cannabis, en este caso hemos usado BubbleRara por su sabor y olor dulce.
– Opcional 3 Gramos de fresas secas
Elaboración:
• Lo primero que debemos hacer es lavar las fresas, cortándoles posteriormente el rabo, ya que este daría un sabor amargo a nuestra sal.
• Cuando tengamos secas las fresas  las pasaremos por un pasapuré o mortero, para hacer con ellas una especie de pasta de fresas, la cual no debe ser excesivamente líquida, por lo que no recomiendo el uso de batidoras o licuadoras.
• Una vez tengamos la pasta terminada, la pasaremos a un cuenco amplio, en el que agregaremos tanto la sal como el cannabis y procederemos a “amasar” la sal. Para esto nos podemos ayudar de las manos, siempre que usemos guantes para evitar depositar pieles muertas de las manos en la sal.
• En el momento que tengamos una masa homogénea, llega el momento de deshidratar la masa y para ello podremos utilizar diferentes técnicas:

-En el horno: Pondremos la sal en una fuente de horno, y la meteremos en él, a la temperatura mínima que este nos permita. El Tiempo que tardará dependerá de la temperatura, pero siempre es conveniente que este proceso se lleve a baja temperatura.

-En un deshidratador de alimentos: En este caso si la masa no es demasiado líquida, la pondremos directamente en papel de horno en un deshidratador de alimento a unos 35 Grados celcius. El proceso de secado con este método suele durar entre 12 y 18 horas. Pese a que es un proceso largo respetará todas las propiedades organolépticas tanto de la fresas como del cannabis.

-Sobre un radiador: En invierno podemos llevar a cabo el proceso de secado sobre un radiado o estufa, colocando la sal en una fuente de pyrex. Esta fuente la depositaremos sobre la fuente de calor e iremos vigilando el grado de humedad, para retirar la sal cuando este seca.
• Mientras vamos observando el proceso de secado, podemos ir removiendo la sal para así facilitar un secado uniforme evitando así que se no quede un capa de sal dura por encima.
• Cuando veamos que ya está seca la sal, tan solo tendremos que pasarla a un bote hermético, al que agregaremos además las fresas secas picadas en trozos pequeños.
Y ya tendremos lista nuestra CannaSal aromatizada con fresas.

Consejos de consumo.
Ya que la proporción de cannabis que ingeriremos será ínfima, no tendremos problemas con la dosificación, aunque recomiendo no usar excesiva sal, ya que esta en grandes dosis es perjudicial para la salud.
Esta sal la agregaremos siempre en el momento de emplatar, para así otorgarle todo el olor a cannabis y fresas al comensal, creando un ambiente sensorial muy valorado en la cocina moderna.
Dicha sal, la podremos usar en infinidad de platos, qué pueden ir desde unos pimientos del padrón fritos, dándoles un toque dulce a su picante, hasta unas verduras salteadas a las que le potenciaremos su sabor a “tierra” como es común conocido en la alta cocina.

 

 

————————————————————————————————————
Fuente: http://rarogenetics.com/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*