Cannabis, Terapéutico

Cannabis y opiáceos: una interacción positiva

A menudo tengo pacientes (en Italia) que me hablan de médicos según los cuales no se deben utilizar cannabis y opiáceos juntos, por lo que o bien tienden a decir que si los opiáceos funcionan no es posible utilizar cannabis, o bien empiezan a eliminarlos lentamente y una vez eliminados empiezan a prescribir cannabis. No es así como funciona: en realidad, es posible usar los dos medicamentos a la vez, de hecho suele ser útil hacerlo porque el cannabis potencia el efecto analgésico que tenemos con los opiáceos y por tanto reduce su consumo y también sus efectos adversos. En los EE.UU es un fenómeno positivo ya que está reduciendo significativamente el consumo de este tipo de medicamentos, un problema que en Norteamérica causa decenas de miles de muertos al año. Voy a citar tres estudios: el primero es una investigación de 2017, publicada en Cannabis and Cannabinoid Research, que habla de pacientes que han decidido por si solos pasar de los medicamentos a base de opio al cannabis. Un porcentaje alto de estos pacientes reporta menos efectos secundarios, mejor salud y menor consumo de opiáceos.
Otro estudio publicado en 2018 en el
International Journal of Drug Policy, dice que todavía no hay directrices que ayuden a los médicos a recetar cannabis y opiáceos juntos. Por tanto, argumenta que hay que ser prudentes y evitar este tipo de combinaciones ya que no hay certezas desde el punto de vista de la investigación, aunque, el mismo estudio explica que se trata de algo que los pacientes hacen normalmente porque los efectos secundarios son mucho menores.

El tercer estudio es de abril 2019 y ha sido publicado en Cáncer. Habla de pacientes que padecen cáncer y que utilizan opiáceos. También en este caso hay un alto porcentaje de sujetos que ha decidido abandonar los opiaceos para el control de dolor y pasarse al cannabis, beneficiándose mucho porque sabemos que reduce el dolor pero también actúa sobre otros síntomas relacionados con el cáncer.

El ultimo estudio que menciono ha sido efectuado sobre cobayas. Durante el experimento los investigadores notaron que las ratas sometidas a cierto estrés y libres de elegir entre opiáceos y cannabis, reducían el consumo de opiáceos.
En aquellos países en los que el cannabis medicinal es legal, los médicos no debemos temer el uso del cannabis. La verdad es que actuá de forma diferente pero sobre todo es una sustancia muy segura, tiene menos efectos secundarios y “desconecta menos el cerebro”, por decirlo de alguna manera. Por lo tanto, utilicemos cannabis, con prudencia, empezando con dosis bajas mientras vamos bajando progresivamente los opiáceos que son una gran oportunidad pero también un grave problema, de modo que, cuando sea posible, es bueno reducir la ingesta.


————————————————————–
Por el Doctor M. Bertolotto
Director del Centro Terapia del dolore e cure palliative del Hospital Santa Corona di Albenga y Pietra Ligure. Fundador de Medical Cannabis

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*