Cannabis, Historia y Cultura

Se habla mucho del CBD pero hay que recordar la importancia del THC y de los más de 100 componentes de la planta

Yo vengo de la escuela de los extractos de la planta entera, lo que significa utilizar todo lo que procede de una planta en una extracción o concentrado. Como cultivador de cannabis, opino que el dedicar tiempo en encontrar una planta cuyo perfil manifieste un determinado fenotipo y composición química, representa una investigación de gran valor. Una vez que la planta sea clonada va a servir para recrear la misma extracción año tras año. Se trata de un tipo de selección natural que es parecida a la que han ido haciendo con el paso del tiempo las distintas generaciones de agricultores con la fruta y la verdura. Nosotros perfeccionamos nuestros métodos de cultivo y aprendemos lo que las especies prefieren y lo que no les gusta, nos volvemos expertos en sacar cosechas buenas y abundantes. Se trata de una práctica agrícola tradicional. Requiere tiempo y muchas pruebas sobre diferentes climas y terrenos para estar seguros de lo que hemos seleccionado. Pero, una vez localizada la planta adecuada tendremos la propiedad intelectual de la empresa y la base para futuros negocios.

De todas maneras, la ciencia y la farmacología prefieren sintetizar componentes individuales como CBD, THC, CBG o terpenos, para luego combinarlos en laboratorio con el fin de recrear con continuidad un perfil químico determinado. De este modo, la ciencia cree que puede controlar las dosis y la asepsia, y que puede crear continuamente un producto consistente y fiable en el tiempo, sin tener que basarse en una planta individual de una determinada especie. En cierta medida es así, y es la base de todos los productos científicos como los medicamentos, los productos tópicos y los cosméticos, pero no tiene en cuenta las pequeñas cantidades no detectables de otros componentes presentes en la planta, aunque presentes en cantidades tan bajas que no pueden ser detectadas, y por lo tanto consideradas por la ciencia como no importantes para la receta general.

Cuando se extraen los componentes a partir una gran cantidad de material, básicamente se están separando todos los constituyentes, tanto los principales como los secundarios. Una vez finalizado el proceso, puede ocurrir que de una tonelada de biomasa obtenemos el 10% (100 kg) del peso de partida. Mediante la extracción, todos los componentes de una planta se separan de la biomasa orgánica y se concentran. Este proceso favorece la aparición de aquellos componentes que antes no eran detectables como, por ejemplo, terpenos individuales que ahora sí son detectables en el concentrado final. Por tanto, lo que antes no detectaban las pruebas de laboratorio en una flor individual ahora resulta estar presente cuando se realizan concentrados a partir de grandes cantidades de inflorescencias. Este es el motivo por el cual yo confío en las extracciones de la planta entera (utilizando una planta individual o un clon) en vez que en las de la planta a partir de la semilla (uso de diversas plantas o plantas a partir de semilla).

La palabra “espectro completo”, que se refiere a las extracciones de la planta, indica todos los componentes que se encuentran en una planta. Por lo tanto, un producto de origen farmacéutico rara vez es considerado “full spectrum”, ya que en su creación solo se utilizan los constituyentes principales en determinadas proporciones y se excluyen otros componentes como los terpenos o los flavonoides. En cambio, un producto obtenido de la planta entera utiliza todos los componentes presentes en la planta, sin importar las cantidades presentes, grandes o pequeñas… este sí que es realmente un producto de espectro completo.

Cuando el aceite es obtenido mediante extracción de espectro completo y se mezcla con un portador neutral como aceite de oliva o de sésamo, para diluirlo hasta determinadas concentraciones, puede parecer que no hay cantidades detectables de ciertos terpenos al efectuar pruebas de laboratorio sobre el aceite diluido. Pero en realidad éstos siguen estando presentes en el producto, aunque en bajas concentraciones. Yo estoy convencido de que esta pequeñas cantidades de diferentes componentes tienen de todas maneras un impacto considerable y juegan un papel activo en el denominado “efecto séquito”. Por este motivo, un auténtico aceite de espectro completo con el 6% de CBD es muy superior a un aceite con el 6% de CBD obtenido a partir de cristales puros de CBD (Puros al 99,6%) mezclados con un aceite portador para obtener la concentración adecuada.

Mientras que la ciencia prefiere ser capaz de demostrar cada paso para poder replicarlo, son aquellas cosas de la naturaleza que no podemos ni ver ni medir las que producen ese efecto extra que marca la diferencia.

También los aspectos legales juegan un papel fundamental a la hora de determinar lo que se puede poner en los productos y lo que no. Normalmente, los niveles establecidos de toxicidad determinan lo que es legal utilizar y lo que no lo es. Por tanto, si está claro que los productos certificados son seguros de utilizar, conocer los ingredientes que hay dentro del producto que vas a consumir es igual de importante.
Así como ocurre con aquellas personas que sufren alguna alergia incluso a pequeñas o mínimas cantidades de aceite de cacahuete o de nueces, para nosotros también es necesario que los productores den a conocer todas las sustancias que forman parte del producto. Otra cosa que hay que notar es que si un producto tiene solo un principio activo, el CBD por ejemplo, no puede ser denominado “full spectrum”.

Estas indicaciones deberían ser un primer aviso para conseguir evitar este tipo de productos. La publicidad engañosa o las declaraciones falsas confunden quienes no están informados, por tanto corresponde a los consumidores la tarea de educarse a si mismos para saber qué es lo que hay que buscar en un producto y cómo leer los ingredientes.

 

Fin parte I

 


Por Scott Blakey aka Shantibaba. Breeder de Mr.Nice Seedbank. Es uno de los mayores expertos del mundo en genéticas y semillas de cannabis. Padre de algunas de las cepas más famosas del mundo como White Widow y Super Siver Haze.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*