Cannabis, Historia y Cultura

Usos del Cáñamo – #9

USO COMBUSTIBLE

Combustibles de cáñamo: del biodiésel al pellet.

La palabra biomasa, desde el punto de vista energético, se refiere a todas aquellas sustancias de origen biológico en forma no fósil que pueden ser aprovechadas como fuentes de energía.

El cáñamo, a parte de ser utilizado para conseguir bioplástico,puede servir como biocombustible, una fuente sostenible y natural de carburante. La famosa Hemp Body Car creada por Henry Ford en 1941, tenía el bastidor hecho de bioplástico de cáñamo y se alimentaba con etanol, obtenido siempre a partir de la misma planta.

Según el Departamento de Energía de los Estados Unidos, el cáñamo es el  productor de combustible a partir de biomasa que menos especialización requiere, tanto en el cultivo como en la transformación de los productos vegetales.

Los hidrocarburos del cáñamo pueden ser transformados en un amplio número de fuentes de energía a partir de biomasa: pellet, combustibles líquidos y hasta gas. Claramente un desarrollo del uso de biocarburantes podría reducir mucho nuestro consumo de combustibles fósiles y nuestra utilización de energía nuclear.

El cáñamo puede proveer dos tipos de combustible: biodiésel, obtenido a partir del aceite que se consigue del prensado de semillas y etanol o metanol, obtenido gracias a la fermentación del tallo de la planta. La idea de emplear aceite vegetal como carburante se remonta al año 1895, cuando el doctor Rudolph Diesel presentó su motor en la Exposición Mundial de Paris de 1900; este primer modelo utilizaba aceite de cacahuete.
El biodiésel es el único combustible alternativo que respeta los principios de combustión convencionales: no es necesario aportar modificaciones a los vehículos; puede ser usado y almacenado como el petroleo, pero es más seguro de transportar ya que es completamente biodegradable. Se trata de un combustible ya muy comprobado, más de 20 años de uso en Europa y además contiene cerca del 11% de oxígeno (en peso) y nada de azufre. Más encima, prolonga la vida útil de los motores diésel porque lubrifica más y también mejora el consumo de combustible, la potencia de salida y el par motor.

Varias investigaciones de la University of Connecticut (llevadas a cabo en 2010 por el equipo del prof. Richard Parnas) ponen en evidencia su eficaz capacidad de conversión (el 97% del aceite de cáñamo se transforma en biocombustible) y la posibilidad de utilizarlo a temperaturas más bajas si lo comparamos con otros bio-diésel en comercio.

—————————————————————————————————————————————–
Aviso: todos nuestros artículos son originales y redactados por periodistas profesionales y free-lance

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*