Cannabis, Contrainformación, Historia y Cultura

Usos del Cáñamo – #3

USO EN CONSTRUCCIÓN

Una casa hecha de cáñamo.

Gracias a los materiales de construcción de origen natural, es posible desarrollar un nuevo sector de construcciones más en armonía con el hombre y el medioambiente. La bio-construcción puede ser la clave para que el sector de la vivienda vuelva a crecer, esta vez desde el punto de vista de la sostenibilidad.

Si mezclamos cañamiza – parte leñosa del tallo de la planta de cáñamo – con agua y cal, obtenemos un material natural utilizable para la construcción que es equivalente al cemento. Además, a partir de este material biológico podemos sacar ladrillos o incluso utilizarlo como revoque aislante.

Se trata de un material que ha empezado a utilizarse en la obra hacia los primeros años de la década de los ‘90, pero cuyo uso se remonta a siglos atrás: en el sur de Francia los arqueólogos han hallado un puente de la época merovingia de entre el año 500 y el 750 d.C, construido con un conglomerado de cal y cáñamo.

Este compuesto 100% ecológico puede utilizarse en gran variedad de aplicaciones, incluidas las domésticas, comerciales e industriales: como llenado de muros, aislante para techos, revoque aislante para paredes exteriores e interiores y hasta losa para pisos.

Aún más sorprendentes son las propiedades que este material tiene, entre ellas su capacidad aislante: de hecho elimina cualquier forma de puente térmico, evitando pérdidas de calor desde el interior. Gracias a la capacidad que tiene la cañamiza de absorber grandes cantidades de vapor de agua, las paredes de un edificio de cáñamo y cal pueden respirar y absorber la humedad para luego liberarla a través de la evaporación. Esta característica evita que se desarrolle humedad y el consecuente deterioro del interior del material, a parte de favorecer la reducción del nivel de humedad en el interior del edifico. En general, las ventajas son las de tener un ambiente más salubre y natural, que necesita menos calefacción en invierno y refrigeración en verano, consiguiendo rebajar el precio del coste de la energía. Otra importante propiedad es el aislamiento acústico que proporciona, así como protección de plagas y resistencia natural a los incendios – sin tener que añadirle sustancias tóxicas que retrasan las llamas. Pero lo bueno no acaba aquí, ya que el cáñamo también es capaz de capturar CO2 de la atmósfera: basta con pensar que el sector de la obra representa por sí solo, cerca de un 30% de emisiones totales de gas de efecto invernadero, mientras que toda la cadena de producción de cal y cáñamo es carbon negative es decir, quita más CO2 del ambiente del que libera. Se estima que una tonelada de cáñamo secado puede absorber 325 kg de CO2. La universidad de Bath ha calculado que, sin contar las emisiones debidas al transporte o a la elaboración, un metro cuadrado de mampostería de cáñamo y cal con agua quita 35 kilogramos de CO2.

Por último, hay que recordar que se trata de materiales bio-degradables y, por tanto, reutilizables simplemente volviéndolos a amasar.

—————————————————————————————————————————————–

Aviso: todos nuestros artículos son originales y redactados por periodistas profesionales y free-lance

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*