Cannabis, Historia y Cultura

Cannabis y métodos de extracción: todo lo que hay que saber – Parte I

En el mercado europeo una de las áreas menos conocidas es el mercado emergente de los concentrados de cannabis. Cómo están hechos, qué hay en ellos o cómo hay que utilizarlos para mi condición? Este tipo de preguntas es cada vez más frecuente en los correos electrónicos que recibo a diario.

En este articulo vamos a diferentes tipos de extracciones y explicaremos técnicas, métodos y las aplicaciones para ciertas modalidades de uso o para determinadas condiciones físicas. No soy ningún médico, por tanto mis consejos se basan exclusivamente en los testimonios de aquellas personas con las que me he relacionado.

Las técnicas de extracción sirven para separar los componentes que forman la cannabis y removerlos del material vegetal. Los diferentes métodos consiguen dividir el material de la planta de cannabis en diferentes partes – o extractos – que contienen diversas sustancias químicas. En el caso del cannabis, las técnicas de extracción suelen utilizarse para aislar los componentes específicos deseados, y ya sabemos que la planta contiene más de cien cannabinoides entre los que hay el cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC). Obviamente, también hay productores interesados en crear un extracto que contiene a la vez muchos componentes de la planta; a esto se le llama extracción de la planta entera (whole plant extract). Más allá de los cannabinoides, los investigadores han localizado en el cannabis más de 500 sustancias químicas como terpenos, flavonoides, ecc. Las técnicas de extracción se utilizan también para aislar unicamente sustancias de interés como CBD, THC; CBG o terpenos y flavonoides.

Las extracciones cannábicas varían en función de la técnica con la que se obtienen. Mientras los concentrados como el hachís o el kief están hechos con métodos naturales, los extractos se consiguen a través del uso de disolventes. En la industria de las extracciones los disolventes más populares son el butano (BHO), el dióxido de carbono (CO2), el etanol (alcohol etílico) y el propano; todas estas son opciones factibles para las extracciones de cannabis.

Los concentrados de cannabis, comúnmente conocidos como extractos de cannabis, son más potentes si los comparamos con la hierba. Tienen varias aplicaciones terapéuticas cuya eficacia ha sido comprobada en aquellos pacientes que sufren diferentes trastornos. Las extracciones producidas de forma correcta recuerdan la cepa de la que se han obtenido; la fragancia, el sabor y los efectos resultan amplificados debido a una mayor concentración porcentual en peso.

Kief
es el más sencillo entre los concentrados y está compuesto por los tricomas (esas glándulas de resina cristalina que recubren las inflorescencias) que se desprenden del material vegetal una vez secado. Dicha separación se realiza mediante tamices especiales y una buena dosis de duro trabajo. Los tricomas de la Cannabis son estructuras protectoras que las plantas femeninas producen durante la floración, su intenso sabor amargo y los fuertes aromas hacen que la planta resulte desagradable para los herbívoros y también se cree que inhiban la formación de moho. Una vez separado de la planta, el kief toma el aspecto de polen o polvo y, ya que la producción de cannabinoides y terpenos está concentrada en los tricomas, dicho polvo puede utilizarse en diferentes preparaciones para aumentar su potencia.

Generalmente, el kief es visto como un concentrado de baja calidad, pero algunos maestros extractores consiguen sacar un producto extremadamente limpio y de sabor excelente utilizando la técnica dry sieve. El contenido de THC varía entre el 20% y el 60%.

Kief

Dry Sieve
El dry sieve es un tipo de hachís sin disolvente, una versión refinada del kief. El material vegetal pasa por una serie de filtros de malla fina para que queden solo las cabezas de los tricomas. Debido a la sencillez del proceso, el dry sieve sigue siendo uno de los métodos más fáciles para obtener hachís. Todo lo que necesitas para conseguir este tipo de producto son unos tamices de malla fina para filtrar la materia y un buen material de partida, así como bastante tiempo disponible.

El nivel de calidad depende de la cantidad de residuos vegetales y de tricomas en el producto final. Cuando el proceso se realiza con el máximo nivel de calidad, únicamente se recogen las mejores cabezas de los tricomas más grandes y ningún tallo de los mismos o material vegetal. El mejor dry sieve se derrite por completo cuando es expuesto al calor y se le conoce con el nombre de hash dry sieve o full-melt. Las concentraciones de cannabinoides varían entre el 35% y el 60%.

Dry Sieve

Extracción con agua y hielo
La resina que se obtiene de la planta de Cannabis tiene una historia de cientos de años y existen multitud de métodos para obtenerla. La extracción ice water (2 C° o menos) es uno de los procedimientos más comunes utilizados para hacer hachís de calidad sin disolventes. El principal objetivo de esta técnica consiste en separar las cabezas de los tricomas – donde están contenidos los aceites esenciales del cannabis – de los tallos y de la materia vegetal, que tienen un uso medicinal reducido.

Muy a menudo, la calidad del producto final depende de las dimensiones de las cabezas de los tricomas y de la medida en la que se derrite al ser expuesto a una fuente de calor (siendo full-melt la calidad superior). La fase más importante de este proceso de extracción es el secado del producto final. El hachís obtenido debe secarse de forma correcta, pues de lo contrario puede generar moho y otros tipos de organismos microbiologicos potencialmentes dañinos para el organismo.

Butane Hash Oil (BHO)
Conocido comúnmente como BHO es un tipo de concentrado de cannabis producido utilizando el butano como disolvente. Existen algunas variables (sobre todo la temperatura) que determinan la textura final del BHO; según la textura que se obtiene la extracción se denominará de una manera u de otra. Para hacer BHO se necesita cannabis, butano en estado liquido y un tubo cilíndrico presurizado y calentado. El butano es finalmente eliminado a través de la evaporación al vacío. El vacío que se genera transforma el butano del estado liquido en vapor, lo que supone una mayor facilidad a la hora de eliminarlo. Por ejemplo, el shatter es un tipo de BHO cuya textura es parecida al cristal y cuando se maneja puede suceder que se parta o se destroce. Butter, honeycomb, crumble y sap son otros términos utilizados para describir las diferentes texturas, pero todos ellos forman parte de la categoría BHO.

Gracias a este método de extracción es posible obtener un producto muy sabroso, con un perfil terpénico importante y cuya concentración de cannabinoides puede alcanzar el 75-90%. Todo esto convierte el BHO en una opción muy popular entre los consumidores terapéuticos de cannabis que sufren dolores crónicos, problemas del sueño y otros trastornos.

El butano es extremadamente inflamable cuando se encuentra en su estado gaseoso, por tanto se recomienda prudencia a la hora de seleccionar la temperatura para evitar el riesgo de que explote. Lo ideal para un sistema de este tipo es incluir unos circuladores cuya función será la de remover y reciclar el butano. Este proceso debería eliminar todo residuo de butano presente en la extracción final. En todo caso, es aconsejable efectuar pruebas de laboratorio para asegurar la eliminación del butano, ya que es un gas altamente tóxico para el hombre.

Sin embargo, hay algunos artistas extractores que prefieren trabajar con el gas propano y crear Propane Hash Oil. De esta manera, la presión alta consigue mantener el propano en su estado liquido y el proceso de extracción puede ser ejecutado con temperaturas más bajas, debido a que su punto de ebullición es menor comparado con el del butano.
La temperatura de extracción determinará qué componentes se extraen de la planta. Por lo tanto, estos dos métodos de extracción – butano y propano – producen concentrados diferentes. En ciertos casos estos dos procedimientos pueden combinarse para obtener un producto con un perfil químico más amplio.

Butane Hash Oil (BHO)

Fin parte I.
Parte II dolcevitaonline.es/2019/06/cannabis-y-metodos-de-extraccion-todo-lo-que-hay-que-saber-parte-ii/

 


Por Scott Blakey aka Shantibaba. Breeder de Mr.Nice Seedbank. Es uno de los mayores expertos del mundo en genéticas y semillas de cannabis. Padre de algunas de las cepas más famosas del mundo como White Widow y Super Siver Haze.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*