Arte urbano, lifestyle

Inakadate: arte en los arrozales

Antes de leer el artículo os sugiero mirar atentamente estas imágenes e intentar adivinar qué técnica ha sido utilizada para realizar estos fantásticos dibujos.

Lo primero que cabe decir es que se trata de un paisaje natural visto desde lo alto y con una determinada perspectiva. Por tanto, no es ningún cuadro o pintura sino una obra hecha sobre un terreno cultivado que, por cierto, puede realizarse solo una vez al año. Las figuras y los dibujos que aparecen son en realidad plantas de arroz que crecen, maduran y adquieren diferentes colores, hasta llegar al punto de máximo esplendor durante el mes de agosto.

Esta técnica se llama “rice paddy art” y nace en 1993 en la pequeña aldea de Inakadate en la prefectura de Aomori, 600 km al norte de Tokyo, pueblo famoso por cultivar arroz desde hace más de 2000 años. Las primeras obras de este tipo, que fueron realizadas por los campesinos más ancianos, eran bastante simples y representaban montañas o alguna palabra; en años recientes en cambio, los dibujos son mucho más elaborados y se inspiran en la tradición japonesa como la dramaturgia Shin Godzilla (2016) o la historia de Momotaro (2017).

Cada año durante el mes de febrero, los artistas visitan los terrenos para estudiar cómo colocar los brotes. Son cálculos complejos de fundamental importancia para reflejar el dibujo de las mejor manera posible. El área que abarcan las obras suele ser de entre 13 y 15mil metros cuadrados e incluye diferentes variedades de arroz japonés que crecerán una al lado de la otra para generar los dibujos.
En 2008 la compañía aerea Japan Airlines ofreció 2 millones de yen para añadir el proprio logo en la manifestación de ese año, pero los campesinos y los habitantes han rechazado esa cantidad en favor de seguir siendo libres.

Esta técnica ha sido aplicada sucesivamente también fuera del país nipón, en concreto en China y Tailandia.


———————————————————————————————————————-
Aviso: todos nuestros artículos son originales y redactados por periodistas profesionales y free-lance.

Por E.Pirana

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*