lifestyle, Musica, Viajes y aventuras

Los murales sagrados del Ashram de los Beatles

Una de las funciones del arte es desarrollar la conciencia humana y establecer un puente entre lo terrenal y lo divino. Durante el proceso de creación las emociones toman forma y permiten al espectador entrar en una dimensión espiritual.

En el año 1968 los integrantes de los Beatles se fueron a la India para quedarse una temporada en el ashram de Maharishi Maesh Yogi (lugar de meditación y elevación) junto con sus parejas y otras celebridades de la época; allí se compartieron vivencias con el sabio filósofo indio, fundador de la técnica de meditación trascendental. En este periodo de misticismo y trabajo espiritual escribieron muchas canciones que luego tuvieron éxito.

En los años sucesivos a la visita del grupo, el lugar se volvió extremadamente popular como meta de peregrinación para jóvenes occidentales y estrellas de la música mundial. Pero a principios de los ‘70 el guru Maharishi tuvo que abandonar el ashram por motivos fiscales y el gobierno indio se lo expropió, de esta manera quedó abandonado durante decenas de años.

Por suerte, desde febrero de 2016 el mismo Ashram ha vuelto a cobrar vida y un poco de ese aire místico gracias a la mano de tres artistas urbanos, muy conocidos por su capacidad de fundir formas humanas y naturales con dibujos trascendentales y geométricos como los mandala.

Uno de los artistas se llama Miles Toland y es originario de Santa Fa (Nuevo México), es famoso en todo el mundo por su técnica que va cargada de espiritualidad. En su estancia en la India ha realizado una obra por día durante una semana, añadiendo luego otros 3 trabajos que representan respectivamente la figura de un hombre tomando el te negro indio (Morning Chai), los instrumentos tradicionales de música india (manjira) y una vaca considerada como medio de ascesis hacia el éxtasis.

Los otros dos artistas que han colaborado en el proyecto son Pan Trinity Das, joven artista que vive en Canadá y al que le cuesta encontrar un hueco en las galerías tradicionales debido a su arte “demasiado espiritual”, y Kyrie Maezumi, especialista del arte Bhakti-Pop (fusion de arte pop y arte religiosa Bhakti) que enfatiza los principios yógicos y la conciencia. Pan y Kyre son pareja y muy a menudo colaboran en sus trabajos como en este caso en el que han hecho sus murales a cuatro manos.

Los trabajos de los tres artistas han permitido al Ashram volver a su antiguo esplendor y continuar a vibrar para los visitantes y los apasionados de yoga que llegan aquí de todas partes.

.

Por E. Pirana

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*