medioambiente

Stevia: del boicot a la comercialización

Los que ya conocen la Stevia, Stevia Rebaudiana Sinensis, saben que el método más natural para utilizarla es cultivarla de forma natural, secar sus hojas y triturarlas para obtener ese polvo verde que es el edulcorante natural. La puedes utilizar en bebidas calientes y frías o como sustituto de azúcar para hacer pasteles. Pero sobretodo puedes cultivarla por tu cuenta y sacar de ella tu propia una sacarina que no causa caries, no es adictiva como el azúcar, no influye en la glicemia y hasta es apta para el consumo de diabéticos. Es fácil de cultivar en un balcón o incluso en el alféizar de tu ventana.

La pregunta surge espontánea: ¿Por qué las “lobbies” de los azúcares y las multinacionales en general han estado boicoteando esta planta durante más de 50 años? Todo empezó con las investigaciones de un científico llamado Pomerat; una multinacional le encargó de encontrar algún componente de la stevia que pudiera clasificarla como “insalubre”. Los resultados llegaron en 1968 con un estudio que hoy se considera no fiable, en el que se proporcionaban dosis enormes de glucósido de esteviol a ratones de laboratorio. Más allá de la crueldad de la vivisección, la cantidad suministrada equivalía al consumo diario de tres kilos y medio de stevia para un hombre de 65 kg. Con estas dosis incluso las zanahorias serían malas. Uno de los boicots más injustificables de la historia se basó en este estudio único, que definió a la stevia como cancerígena.

Mucha gente, incluida yo, hemos librado largas batallas, recogido firmas y tratado durante años de llevar el tema de la stevia en la televisión, en manifestaciones sobre nutrición natural o en aquellas donde se habla de plantas boicoteadas. En España y en toda Europa – gracias a la lucha llevada adelante por La Dulce Revolución de Josep Pàmies – ya es legal vender la Stevia en hoja seca para infusiones desde mayo de este año. Pero el Ministerio de Sanidad español ha limitado su uso a infusiones y priva de que se utilice en los productos dietéticos. Es un paso al frente de todas maneras, ya que hasta hace pocos meses la stevia que se econtraba disponible en el mercado no era la planta integral. Se trataba de compuestos de glucósido de esteviol extraído de la stevia y de otros componentes.

Entre los argumentos que se utilizaron para resaltar las propiedades beneficiosas y no dañinas de las hojas de stevia, se remarcó el uso que hace la medicina oriental tradicional de las hojas frescas y secas, especialmente en Tailandia, aunque también hay constancia de su uso en regiones latinoamericanas como Paraguay y Brasil. Alrededor de 150 millones de personas fuera de Europa consumen libremente stevia y no se han reportado efectos secundarios. 
Obviamente, detrás del boicot del uso de las hojas de stevia se han escondido grandes intereses durante décadas, pero hoy por fin la situación ha cambiado: la desobediencia siempre trae sus frutos ¡Hagamos nuestro propio azúcar!

 

Por G. Cacciola, autora de libros y ensayos sobre sostenibilidad, alimentación ética y cultivo manual. Suyo el sitio web erbaviola.com

One Comment

  1. ¿Donde se puede conseguir en Madrid semillas para plantar la Stevia? Vivo en un pueblo y me gustaría cultivarla en mi jardín. Gracias de antemano.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*