DV entrevistas

ICEERS: la Fundación que estudia el potencial de las plantas medicinales

El pasado mes de octubre asistimos al encuentro trimestral CANNABMED sobre cannabis medicinal organizado por ICEERS en Barcelona. En el evento – cuyo objetivo era poner al centro del debate las inquietudes y reivindicaciones de aquellas personas con problemas de salud que utilizan cannabis – se ha presentado públicamente la recién creada Unión de Pacientes por la Regulación del Cannabis (UPRC).
Durante la conferencia han habido varias intervenciones, entre las que destacamos las de Queralt Prat, miembro y fundadora de la UPRC, y Òscar Parés, subdirector de ICEERS, que han puesto en evidencia los efectos negativos de la prohibición y el estigma que sufren los pacientes que utilizan cannabis. Así como la charla de José Carlos Bouso, director de proyectos científicos de ICEERS, quien ha compartido con el auditorio sus conocimientos sobre los varios aspectos del cannabis medicinal.
Aunque desde Dolce Vita seguiremos informando sobre las actividades y estudios de la entidad, hoy aprovechamos de la disponibilidad de Òscar Parés, Subdirector de la fundación ICEERS, para conocer mejor su trabajo y el ámbito en el que se desenvuelve.

· Desde ICEERS habéis impulsado la creación de Cannabmed, ¿Cuáles son sus objetivos principales?

Así es, hemos creado la marca Cannabmed porque en ICEERS lo que pretendemos es transformar la relación de la sociedad con las plantas psicoactivas, y lo hacemos trabajamos siempre sobre tres ejes principales que son: Ciencia, Política y Educación. A cada planta psicoactiva dedicamos proyectos específicos, y Cannabmed es – dentro de Iceers – el proyecto que engloba todas las acciones que tienen que ver con el cannabis medicinal.

Podemos decir que Cannabmed nace hace un año, en diciembre 2016, a partir del congreso que organizamos en la UAB (Universitat Autònoma de Barcelona) cuyo fin era dar espacio al intercambio entre médicos, investigadores, políticos y pacientes. Su web es cannabmed.com – un portal en el que se trata de dar respuesta a las preguntas de los pacientes. De todas maneras, ya antes de esa fecha habíamos emprendido algunas acciones remarcables en el ámbito del cannabis medicinal.
La primera de éstas, relacionada con el eje Ciencia, es un estudio sobre cómo el cannabis afecta la calidad de vida de pacientes con enfermedades crónicas; de qué forma influye en factores como el sueño, el apetito, el descanso, la ansiedad o los niveles de estrés. En definitiva, cómo el cannabis puede ayudar a vivir un poco mejor o con menos sufrimiento.
La segunda acción, que tiene que ver con el eje Educación, ha sido la de traducir y publicar un libro que se llama “Introducción al cannabis medicinal” de Arno Hazekamp, que fue director científico de la empresa holandesa Bedrocan, la primera en producir cannabis de nivel farmacéutico. Este libro trata de explicar, de forma muy simple e inmediata, cómo debería presentarse y venderse el cannabis en las farmacias, cuando éste sea legal, claro. A través de estas dos iniciativas relacionados con la ciencia y con la educación, procuramos influenciar la esfera política y esos actores denominados decision maker, que son los que toman las decisiones o cambian las leyes.


Por tanto, Cannabmed no es la figura del experto distante, sino un actor que trata de hacer los proyectos conjuntamente con los colectivos afectados por el problema para encontrar soluciones o poner parches. Esto de colaborar con el entorno del enfermo (paciente, médico y cuidadores o familiares) es algo que no se había hecho nunca. En última instancia, Cannabmed lo que quiere es dar voz y rostro a los pacientes de cannabis medicinal dentro de nuestra sociedad, para combatir el estigma y todas las situaciones de injusticia que les afectan. Para ello, establecemos vínculos con los medios comunicación y con la administración pública.

· Hoy el debate sobre cannabis medicinal está más vivo que nunca, ¿es previsible alguna mejora para los usuarios en los próximos tiempos? ¿Realmente hay voluntad política para su regulación?

Depende de si eres optimista o pesimista… te voy a poner un ejemplo: en 2001 en Catalunya, un colectivo de mujeres afectadas por cáncer de mama (la Asociación Agata) logró que el Parlamento de Cataluña instase el español a discutir o regular el cannabis medicinal. En concreto lo que se pedía era el acceso al cannabis hierbal/orgánico para tratar los efectos secundarios de la quimioterapia. Pero al cabo de 3 años en 2004, el gobierno central resolvió aprobando solamente el sativex, un medicamento muy caro (500 euros) que además, y esto suena como una burla, sólo era prescrivible para pacientes con espasticidad relacionada con la esclerosis múltiple. Por lo que las afectadas por cáncer de pecho quedaron fuera.
Por eso digo que si eres pesimista, y te basas en lo que ocurrió en el pasado, es posible que no se avance.
Yo personalmente soy optimista porque han pasado unos años y la percepción social ha cambiado, de hecho hay varios partidos políticos que llevan en sus programas la legalización del cannabis. Aunque bueno, el hecho de que hoy el tema esté en la mesa de los políticos no significa que acabe bien, pero al menos tendremos la oportunidad de aprovechar esta ocasión para situar en la esfera pública, política y mediática los temas que nos importan. Y eso constituye una oportunidad para seguir avanzando.

· En ICEERS no sólo investigáis el potencial del cannabis, también estudiáis otras plantas medicinales, ¿cierto? ¿Qué tipo de ayuda suponen a nivel de terapia?

Correcto, en ICEERS hay tres plantas que nos ocupan principalmente: el cannabis, del que ya hemos hablado, la ayahuasca, que en realidad es una decocción de dos plantas, y la iboga cuyo principio activo es la ibogaína.
La ayahuasca es al día de hoy la planta que más nos ocupa y preocupa en ICEERS. De alguna forma, podemos afirmar que ICEERS se ha convertido en un referente internacional por la ayahuasca, especialmente gracias a dos proyectos que hemos impulsado: la Conferencia Mundial de la Ayahuasca y el Ayahuasca Defense Fund.

Nuestro planteamiento sobre ayahuasca es único ya que, aunque es una planta que está cada vez más de moda, no hay ninguna organización que trata el tema desde nuestro punto de vista. Un punto de vista que no tiene que ver con el cultivo, la preparación, la distribución o la organización de sesiones, sino más bien con un una perspectiva que toca los temas de ciencia, política y educación. Procuramos cambiar las leyes y defender a los consumidores de la planta, y para ello hemos creado una red de abogados y científicos – entre ellos nuestro Director de Proyectos Científicos J.C Bouso que es uno de los máximos expertos mundiales del tema y que ha hecho de perito en juicios para desmontar falsos mitos.
A nivel de terapia estamos convencidos de que la ayahuasca es sumamente importante a la hora de tratar problemas emocionales. Y gran parte de los problemas de salud mental que están “in crescendo” en nuestra sociedad son de origen emocional: depresión, ansiedad, trastorno por estrés postraumático, duelo…
En cambio, en lo que se refiere a la iboga, podemos afirmar que ICEERS es de las pocas entidades en el mundo, quizás la única, que habla de esta herramienta. Por este motivo también se nos considera un referente internacional por la iboga. Esta planta es muy útil para tratar comportamientos compulsivos cuales el abuso de drogas, la adicción al juego, al sexo, al móvil y a las relaciones interpersonales.
Nuestro convencimiento es que la ibogaína tiene un gran potencial para tratar la adicción a la droga, o mejor dicho este tipo de comportamiento compulsivo, ya que no nos gusta hablar de adicción a las drogas. Al día de hoy estamos tratando de poner en marcha estudios y programas que puedan acercar las personas que tengan problemas de droga al tratamiento con iboga
ína.

· Supongo que no es fácil integrar este tipo de herramientas en nuestra cultura occidental… ¿Dónde encontráis más prejuicios, mundo médico y científico, opinión publica o potenciales pacientes?

Los prejuicios están en la sociedad, y como cada sociedad normalmente tiene los políticos que se merece, éstos no hacen más que arrastrar o replicar tales prejuicios. Nosotros tratamos de incidir y cambiar los prejuicios sobre todo en los políticos y en el mundo científico/médico porque claro, son los colectivos que tratan a los consumidores de estas sustancias. Para ello hay que diseñar estrategias, imágenes y proyectos diferentes.
En ICEERS cuidamos mucho la imagen y la palabra porque no nos interesa agradar o convencer los que ya están convencidos, sino que lo que hacemos es seducir los que todavía no lo están. Queremos llegar a un público que aun no conoce estos temas, un público nuevo; eso porque tal y como te he dicho antes, lo que hacemos es transformar pensamientos y romper el prejuicio, ICEERS quiere integrar las plantas etnobotánicas como herramienta terapéutica en la sociedad contemporanea.

· Por tanto, ICEERS se ocupa de hacer investigación científica y también de promover políticas públicas basadas en la evidencia científica y en los derechos humanos. Pero, ¿hacéis algún tipo de trabajo sobre el terreno, me refiero a si apoyáis o contribuís a preservar de alguna manera las poblaciones nativas que utilizan estas herramientas y su hábitat?

Sí, de hecho entre nuestros objetivos está el proteger las culturas indígenas y los entornos ecológicos donde estas plantas han sido custodiadas y valorizadas durante siglos. Es verdad que viviendo en Europa, y en una ciudad, nos queda muy lejos. Pero igualmente, en estos dos últimos años hemos conseguido tocar más estos aspectos sobre los que pensamos seguir actuando con nuestro trabajo. Sentimos la exigencia de hacerlo, como una responsabilidad o deuda moral hacia los que nos precedieron y hacia los que han sabido utilizar estas herramientas de una forma útil y eficaz. En Gabón – de donde es originaria la iboga – ya tenemos contactos y tenemos la antena puesta allí porque hay serios problemas de sostenibilidad de la iboga debido a que ahora es muy requerida y no existe ningún tipo de regulación. Por lo que se trata de un recurso que peligra; se está acabando con la planta y nosotros queremos contribuir a su preservación.


Por otro lado, en Latinoamérica tenemos varios proyectos y actividades ya en pie. Yo fui el responsable y coordinador de la Conferencia Mundial de la Ayahuasca (2016) en el estado de Acre en la Amazonía, cuya capital es Río Branco. Para entendernos, la cuna de las tradiciones ayahuasqueras de todo el mundo. Una conferencia que ha sido el mayor encuentro de líderes indígenas para hablar sobre la ayahuasca que ha habido en Río Branco en toda la historia. En concreto, ayudamos a más de 110 líderes y representantes de las diferentes tribus o poblaciones indígenas a asistir a la conferencia y a participar activamente en ella; algunos hicieron 3 días de camino para venir. Cubrimos los gastos y pudimos alojar la gente en las instalaciones de la universidad. De esta manera logramos darles voz y dejar que hablaran sobre los temas que les preocupan.

Otra experiencia importante que hicimos en el marco de la protección de las culturas indígenas, ha sido la del pasado octubre; conseguimos llevar a 4 lideres indígenas del Putumayo en Colombia al consejo de Naciones Unidas sobre derechos humanos para que hablasen. Hicimos un puente entre Colombia y la sede de la ONU en Ginebra, una experiencia que consideramos exitosa ya que sus reivindicaciones fueron incluidas en los documentos oficiales de Naciones Unidas, trascendiendo de esta manera a su comunidad y llegando directamente hasta este organismo internacional.

Disclaimer: Contenido original Dolce Vita
SOME RIGHTS RESERVED – CREATIVE COMMONS

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*