Cannabis, Medicinal

Según investigadores, el CBD contrarresta los efectos negativos que el exceso de THC puede provocar a largo plazo

A partir del año 2000 los breeder lograron algo muy grande: inducir el cambio de sexo en la planta de cannabis y producir de esta manera semillas feminizadas. Pero su fantástica labor fue más allá y a través de un duro trabajo en el tiempo, e impulsados por la creciente demanda de variedades más potentes, han ido sacando de la… maceta strains de marihuana con concentraciones de THC cada vez mayores.

El tetrahidrocannabinol (THC) es el cannabinoide psicoactivo por excelencia; para entendernos, el que te hace volar alto… ¡Muy alto! Quizás demasiado, teniendo en cuenta que hoy en día existen variedades que superan claramente el muro del 20% de THC. A estas alturas resulta normal preguntarse ¿qué riesgos corren los usuarios expuestos diariamente a altos niveles de THC? ¿Y qué decir cuando los consumidores son apenas adolescentes? Los neurocientíficos de la Universidad de Indiana en EE.UU procuran dar respuesta a estos interrogantes con este minucioso trabajo de investigación, cuyos resultados han sido publicados hace pocos días.

El estudio pone en evidencia que los niveles de THC (el cannabinoide psicoactivo) han aumentado del 300% en los últimos 20 años, una barbaridad la verdad. Al mismo tiempo los científicos prestan atención a las concentraciones de CBD; el segundo cannabinoide más prominente en la planta de Cannabis pero que no tiene casi ningún componente psicoactivo, más bien tiene efectos relajantes, antiinflamatorios y se utiliza para aliviar muchas patologías. Lo que han podido observar los autores de la investigación, es que los niveles de cannabidiol (CBD) no sólo no han aumentado en este periodo de tiempo, sino que incluso han disminuido.

Modelo de molécula de cannabidiol

A partir de estos datos, y con la sospecha de que asumir sólo THC conlleva – en el largo plazo – un deterioro de la memoria, creciente ansiedad y hasta puede dar paso a patologías como la esquizofrenia, los investigadores han hecho pruebas de laboratorio sobre ratones para aclarar esta situación. Se les ha dividido en 5 distintos grupos; dos con tratamiento placebo o sin tratamiento y los otros tres recibieron CBD y THC juntos, sólo CBD o sólo THC.

Los resultados han confirmado las sospechas de los científicos; los ratones que habían recibido sólo THC mostraban evidentes síntomas de trastorno obsesivo-compulsivo. También han observado como en los ratones adultos, tales problemas desaparecían al cabo de 6 semanas, mientras que en los jóvenes permanecían. Por otro lado, los ratones a los que se había suministrado la misma ratio de THC:CBD, o sólo CBD, no presentaban cambios en su comportamiento.

La conclusión a la que ha llegado el Dr. Ken Mackie, líder del equipo que ha llevado a cabo este estudio, es que “el CBD parece proteger el cerebro de los efectos negativos del consumo crónico de THC”. Ademas afirmaba que “un consumo elevado de cannabis con altos niveles de THC supone un serio riesgo para los adolescentes”.

Por lo tanto, con tal de evitar riesgos para la salud, es aconsejable para los consumidores de cannabis asumir variedades que contienen cantidades más o menos equivalentes de THC y CBD. O al menos, acompañar las sesiones de THC con una marihuana rica de CBD, da igual que sea bajo forma de hierba, extracto, edibles u otros productos derivados.


—————————————————————————————————————————————
Aviso: todos nuestros artículos son originales y redactados por periodistas profesionales y free-lance

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*