Contrainformación, medioambiente

Un bioplástico con limoneno para eliminar el BPA

El bioplástico fue descubierto alrededor del año 2000 gracias a la reacción entre el óxido de limoneno (el hidrocarburo aromático que es responsable del olor de los cítricos y que encontramos también en el cannabis) y el dióxido de carbono. Hoy en día, este material está atravesando una nueva etapa en su evolución, gracias a los investigadores del Institut Català d’Investigació Química (ICIQ).

Con las nuevas pruebas de laboratorio se ha conseguido que la temperatura de transición vítrea sea más alta. Pero veamos de qué se trata: la temperatura de transición vítrea es aquella temperatura por debajo de la que un material se vuelve rígido y frágil mientras que por encima garantiza elasticidad y deformaciones controladas. El resultado es que ahora, el bioplástico es más seguro para la realización de objetos de uso cotidiano.

El objetivo es reemplazar el bisfenol A (BPA) con el carbonato de polilimoneno (PLDC). El motivo es simple: el BPA es un compuesto orgánico que es fundamental para sintetizar distintos polímeros, pero tiene el inconveniente de ser tóxico y aunque este dato se conoce desde los años 30, la eliminación del BPA para aquellos productos dedicados a la infancia es parcial y depende de la voluntad de las empresas. En 2014 la FDA ha por fin prohibido el contacto del BPA con los alimentos, ya que parece ser que altera el aparato endocrino que regula los receptores hormonales, las enfermedades relacionadas con el desarrollo sexual del feto e incluso una reducción de la fertilidad en los hombres adultos. Además se observan efectos cancerígenos y neurotóxicos.

La implantación del carbonato de polilimoneno debería ser gradual y garantizar por completo la sustitución del bisfenol A, que actualmente es el monómero más producido en el mundo para sintetizar polímeros; se estima que se producen cerca de 3 millones de toneladas de BPA cada año. Emplear bioplásticos de nueva generación podría favorecer la creación de nuevos materiales con características y propiedades iguales, o incluso mejores, de los que se utilizan en las industrias.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*